Saltar al contenido

Categoría: sociedad

Temas de aspecto social y crítica a ese ser despreciable y adorado a la vez llamado ser humano.

Dime cuanto ganas y te diré quién eres

A la mayoría de las personas no les (nos) gusta compartir información salarial; es un tema personal y se considera de mal gusto discutirlo. Incluso para empresas este es un tema crítico y es por eso que no están legalmente obligadas a divulgar esa información a terceros salvo claro está, las empresas que coticen en la bolsa. Hoy en mi lectura vespertina encontré un artículo en INC titulado «Here’s a Simple Way to Fix the Wage Gap: Stop Keeping Your Salary Secret» donde se discute como el hecho de compartir nuestros ingresos puede ayudar a mejorar el «gap» de salarios entre individuos lo cual me parece honestamente, ridículo pero además, injusto.

La moderna inquisición social

Decidí dejar las redes sociales hace tiempo por una simple razón: contrario a abrir canales de comunicación y a la libertad de expresión, estas han sido herramientas utilizadas para forzar agendas políticas y sociales de ambos bandos. Sí, así como fueron utilizadas probablemente para ganar elecciones en algunos países considerados democracias maduras, también han servido como arma para juzgar y linchar públicamente a quienes no estan de acuerdo con la corrección política moderna. Derecha o izquierda, liberal o conservador, el bando no importa.

Los robots y la inteligencia artificial no van a reemplazarnos (aun)

Amamos fantasear con la idea de coexistir con robots sumamente inteligentes y donde la inteligencia artificial sea parte de nuestra vida cotidiana, esa que leímos en Yo, robot, o vimos en Terminator. La realidad es que estamos muy lejos de ello y parte de este frenesí es realmente alimentado por vendedores de humo como parte de una campaña para comercializar tecnología «simple» con nombres rimbombantes. ¿Cuál es la realidad en esta rama de la ciencia?

Lo quiero todo, lo quiero ahora y lo quiero gratis

¿Recuerdan hace años cuando todo era de calidad, inmediato y gratuito? Yo tampoco. Y ese parece ser el problema actual con los «freeconomics«. La digitalización de mucho de lo que consumimos nos da una falsa perspectiva de costo-beneficio pues los bienes virtuales pareceriera que nacen por generación esponteanea, pero no es así. ¿Se puede entonces comercializar y generar ganancias sobre productos digitales?…

Unfortunately no one can be told what the matrix is

Hace exactamente 20 años cuando no existía el término «viral» en Internet, y cuando la estrategia de distribución de la industria cinematográfica consistía en anuncios por televisión y trailers en el cine, un largometraje en particular utilizó esta técnica que, sin saberlo, se convertiría en un método de marketing escencial en años posteriores. Por supuesto que estoy hablando de lo que ya se podría considerar un clásico del cine de ciencia ficción de los entonces hermanos (ahora hermanas) Washowski: The Matrix.

El (posible) renacimiento de los «brick and mortar»

Si naciste antes de los años 90’s es muy probable que sepas lo que era «La tiendita» que ahora, tristemente, tiene una connotación negativa; un lugar donde se venden drogas. Para los que estamos entre ese espacio entre los milenials y la generación X y previas generaciones una tiendita es (o era) simplemente los abarrotes de tu colonia o barrio donde comprabas las tortillas, la soda (o el refresco para mis amigos chilangos) y otro tipo de productos de consumo diario.

Aquellos días solo quedaron en el recuerdo que se llevó arrasando la globalización y la inevitable automatización de procesos de logística y venta que dieron como resultado tener cadenas de conveniencia casi en cada esquina. Pareciera que incluso la industria del retail está pasando por una crisis bastante dura y ahora pasaremos totalmente a tiendas virtuales pero tengo mis sospechas que contrario a que esto suceda, eventualmente, habrá una recuperación y aquí mi teoría.

Todo lo que me gusta engorda, es misógino o políticamente incorrecto

El ángulo desde el cual vemos las cosas cambia completamente nuestra perspectiva, la mayoría de las veces, desde una que valide nuestros argumentos, creencias y dogmas, claro está. No hace muchos días que varias personas que me seguían en mi instagram decidieron dejar de hacerlo por una foto que publiqué con un pequeño lechón que encontré en Walmart.

Gasolinas, corrupción y otros demonios

Hace casi exactamente dos años escribía sobre el desabastecimiento de combustible en Baja California, situación que nos pegó duro por unos días a los que vivimos en esta parte del país en el cual comentaba que en México «Cada quien jala agua para su propio molino» y hace un par de semanas, cuando el problema del desabasto en el centro del país se agudizaba por la famosa «Lucha contra el huachicol«, Tatiana Clouthier tweeteaba lo siguiente:

Romantizando a los personajes despreciables de Silicon Valley

Juro que es pura conincidencia que hoy, el día que Apple lanza su Keynote anual, escriba este artículo. En realidad Silicon Valley es más que Apple ¿Cierto?, dicho eso, el tema es que hace algunas semanas platicaba con alguien sobre un tema que siempre me ha parecido interesante discutir: el incesante deseo de profesionistas de romantizar a personajes desagradables y despreciables de Silicon Valley como modelos a seguir. Si, te estoy hablando a tí, el que comparte frases de Steve Jobs, los 5 «consejos» para no dormir por 4 semanas de Elon Musk, etc.

El (triste) estado de la privacidad de datos en México

Seguramente en las últimas semanas has recibido, al igual que la mayoría de usuarios de casi cualquier servicio de Internet, decenas (o hasta cientos, literalmente) de correos acerca de actualizaciones en políticas de uso y privacidad. ¿La razón? La entrada en vigor del GDPR o General Data Protection Regulation, el día 25 de Mayo de este 2018. Y aunque los recientes escándalos de Facebook, Cambridge Analytica y otros sucedieron recientemente eso solo fue pura coincidencia. Algunos usuarios llegaron incluso a quejarse de la cantidad de mensajes recibidos al respecto y es que por ley, los proveedores de servicios con clientes o usuarios en la Unión Europea (que es la jurisdicción que diseño la regulación) debían informar a estos. Parecería un tema al cual no deberíamos darle importancia estando en México pero varios acontecimientos recientes personales me dieron la idea sobre este post; por un lado, recibir la información de seguro social de una persona que no conozco en mi correo y por otra el hecho de que Telcel no respeta el derecho a la privacidad.