Saltar al contenido

Mes: abril 2020

La revolución de la indiferencia

No se necesita ser gran fan del futból americano para entender la importancia del famoso «Superbowl» o el Supertazón, que es el equivalente a la final de la liga del fútbol de a «deveras» o sea, como le dicen los gringos, el «Soccer». Gran porcentaje de las personas que acuden al evento de manera presencial o incluso los que se juntan el «super domingo» distan mucho de ser fans del deporte mismo y lo hacen más como una actividad de esparcimiento (emborracharse y tragar) que por otra cosa, parecido a lo que pasa con la «fiesta brava» de la tauromaquia, las carreras de fórmula 1 y anexos que llaman como moscas a los denominados «villamelones«.

Una de las actividades más importantes, curiosamente, en este evento, nada tiene que ver con deporte; el medio tiempo. Pequeño break de alrededor de 15 minutos donde artistas de fama mundial cantan y/o bailan con una mega-producción. Es casi menester que este mini-evento se vuelta tema de conversación y prevalezca incluso en forma de memes que van desde el desempeño de a veces artistas desentonados hasta el vestuario. El pasado superbowl no. 54 mientras estaba en un evento familiar todos decidieron correr a la sala a disfrutar del show, o al menos los villamelones que no les interesaba el partido pero sí el performance de Shakira, J Lo y… Bad Bunny y J Balvin a quienes algunos destrozaron y otros defendieron a capa y espada, en las redes sociales, como es habitual. ¿Estaban estos dos «artistas» en el momento y lugar correcto? Yo creo que si.