Saltar al contenido

¿Deseas suscribirte al blog y recibir mis últimas actualizaciones? Haz click aquí.

Para Rosario

Este fin de semana que te fui a visitar y que camine por solo por el barrio recordé quien me crió, me tomaba de la mano para ir a la tienda, me consintió, me enseñó a cocinar, que hay que tender mi cama diario, a no dejar la toalla colgada en cualquier lugar, ser ordenado con mis cosas, a ser responsable con mis obligaciones, a amar el trabajo.

A tener fuerza de voluntad, a caminar bajo el sol que quema y disfrutarlo porque no había carro, a amar las cosas bien hechas y clásicas, a tenerle miedo a los vivos y no a los muertos, decenas de dichos , refranes  e historias de pueblos de Jalisco, a apreciar la radio AM, a preparar café y leer el periódico, a que no todos los días se debe comer carne aunque sea de Sonora. A siempre compartir lo que tengo, que donde come uno comen dos, que se puede hacer mucho con poco. A levantarme todos los días con la mejor actitud y ganas de vivir a pesar de los obstáculos de la vida. 

Aunque me hubiera gustado heredar tu letra de molde, me quedé con la mejor enseñanza que me dejaste y que es parte elemental de mi vida; ser un buen ser humano. 

Y sí, siempre preservo en mi alma tu recuerdo y tus bendiciones. Las de aquí, y las de allá. Gracias nana por cuidarme. Te admiro, te extraño y te amo.

Publicado enPersonal

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.