Ir al contenido

Categoría: personal

Temas familiares y asuntos de índole personal

Ya nadie lee blogs (pero yo aun los escribo)

Solía haber un tiempo donde tener un blog era estar a la moda. Algo que comenzó como una tendencia similar a la de tomar fotografía. Aquellos que no somos ni escritores ni fotógrafos profesionales pero queríamos aprovechar la accesibilidad que las nuevas tecnologías se nos permitiría transmitir algún mensaje ya sea por medio de texto o con una imágen, según sea el caso. Con la llegada de las redes sociales y el microblogging mantener un blog se volvió realmente una actividad puramente por amor al arte y, aunque pocas personas siguen leyendolos, yo sigo disfrutando escribirlos.

Unfortunately no one can be told what the matrix is

Hace exactamente 20 años cuando no existía el término “viral” en Internet, y cuando la estrategia de distribución de la industria cinematográfica consistía en anuncios por televisión y trailers en el cine, un largometraje en particular utilizó esta técnica que, sin saberlo, se convertiría en un método de marketing escencial en años posteriores. Por supuesto que estoy hablando de lo que ya se podría considerar un clásico del cine de ciencia ficción de los entonces hermanos (ahora hermanas) Washowski: The Matrix.

Todo lo que me gusta engorda, es misógino o políticamente incorrecto

El ángulo desde el cual vemos las cosas cambia completamente nuestra perspectiva, la mayoría de las veces, desde una que valide nuestros argumentos, creencias y dogmas, claro está. No hace muchos días que varias personas que me seguían en mi instagram decidieron dejar de hacerlo por una foto que publiqué con un pequeño lechón que encontré en Walmart.

Mi (no tan) reciente amor por los relojes

Todos tenemos “hobbies” e intereses distintos y a veces muy particulares. Hay quienes coleccionan cosas por puro gusto como monedas, vehículos a escala, estampas, etc. Y están también quienes coleccionan artículos inconscientemente como revistas, periódicos o simplemente mugre y objetos viejos, cachivaches les dicen en mi pueblo. Aunque nunca he sido acumulador, y recientemente he estado aplicando el motto o filosofía de “Less is more” a distintos aspectos de mi vida hay algo que siempre me pareció sumamente interesante y que se ha vuelto un tema de pasión para mi: los relojes.

De relojes, alarmas y distracciones

Hace algunos meses compré un reloj despertador, un hermoso marathon que se asemeja mucho a aquellos aparatos de la época de finales de los 50s y principios de los 60s. A un “Braun Americano” diría mi primo José Carlos, que también comparte mi gusto por la horología y la parafernalia americana. Me había decidido por un modelo de color negro pero pensé que sería más legible uno con “cara”  blanca. Al final del día terminé escogiendo el modelo dorado que se ve en la foto porque Yari mi esposa, que es arquitecta, tiene la última palabra en cuestiones de decoración del hogar, es como un pacto que tenemos.  Pero esta publicación no es acerca del reloj sino de la razón por la cual lo compre: liberarme de una distracción; el teléfono.

2017 en resúmen

Hace casi exactamente un año que no escribo y la verdad es que además de que han sido falta de tiempo sobre todo han sido falta de ganas. 2017 fue particularmente un año digamos complicado; trabajo en exceso, enfermedades propias y ajenas y en general poca energía para escribir. Aunque no todo fue malo por supuesto.

Escribir un blog o llevar un “diario” parecería una actividad inútil en tiempos de microblogging, twitter, medium y otros medios de comunicación donde usualmente las personas sintetizan contenido porque simplemente vivimos en tiempos donde consumimos tanto contenido digital que no nos podemos dar el lujo de leer un buen artículo y preferimos lo fácil, algo así como cocinar en casa VS comida chatarra. Ojo, que no infiero con ello que sea escritor o mi contenido sea de alta calidad editorial pero es que se que la brevedad no es lo mio, aunque sigo trabajando en ello.

¿Por qué no puedo respetar la marcha por la familia?

El día de ayer se realizó, a nivel nacional, la llamada “Marcha por la familia“, convocada primordialmente por una organización civil denominada “Frente nacional por la familia” cuya misión, según su propio sitio web es la siguiente:

El Frente Nacional por la Familia, nace en respuesta al paquete de iniciativas en contra del matrimonio y la familia natural anunciado por el presidente Enrique Peña Nieto el 17 de mayo de 2016.

Cientos de miles de personas marcharon para manifestar su descontento con la propuesta del presidente para legalizar entre otras cosas, el matrimonio entre personas del mismo sexo y la posibilidad de estas parejas de adoptar hijos, es decir, dotarles de una figura legal, como a todos los demás, sin importar su orientación sexual.

Como era de esperarse, en un país tan Guadalupano, apostólico y romano como lo es México (lease: mocho, para los que no entendieron), el simple hecho de proponer esta reforma al código civil a nivel nacional les dió ñañaras a varios sectores conservadores de la población que no están de acuerdo con la iniciativa. Este llamado frente y la consecuente marcha es resultado de este descontento. Y si bien estamos en un país donde constitucionalmente estamos habilitados para, mas o menos, manifestarnos libremente, yo, como muchos otros ciudadanos, no estoy de acuerdo con esta marcha ni con este frente por varias razones que desgloso a continuación.

De propinas e inocencia perdida

Ayer por la mañana recibíamos visita familiar a la casa a desayunar así que me apresuré a ir a la tienda (o supermercado como le dicen mis amigos chilangos) a comprar algunas de las cosas que nos hacían falta. No cargaba efectivo, solo un billete de 100 pesos y mis tarjetas. Al terminar la cajera de pasar los productos saco mi tarjeta para pagar, recojo mis 2 bolsas de mandado y le digo a la señora que me lo empacó que “Se lo debía para la otra” pues pagué con la tarjeta y no traía feria o cambio, la señora me lanza una mirada seca y me dice “No importa joven, está bien“…

Por supuesto que no le iba a dar 100 pesos de propina y la verdad tenía prisa como para ir a feriar el billete.

Taller en websummit MX 2014 (y disclaimer)

Logo websummitEste sabado 8 de Marzo de 2014 estaré dando un taller titulado “Desarrollando y depurando aplicaciones LAMP / AJAX como Dios manda” en el evento Web Summit MX 2014. Roberto, uno de mis compañeros de trabajo es el organizador de dicho evento y me invitó a participar. Esta es la primera vez que participo en un evento / conferencia / expo / congreso de tecnología como ponente ya que usualmente solo asistía como espectador así que espero ofrecer una charla de calidad. Este fin de semana aproveché para preparar mis slides y en general el entorno con el que estaré dando el curso. La organización de un evento de este tipo es algo bastánte complicado y sobre todo cansado, sin embargo, mi sensación es que hubo difusión con muy poco tiempo, así que quisiera aclarar de que va mi taller.

Recuento del 2013, el año de la serpiente.

chinese_zodiac_sign_snakeSegún el horóscopo chino este año que bien pasó a morir fue el de la serpiente. Y aunque poco creo en esoterismo y el significado de dicho sueño, prefiero quedarme con la alegoría de la canción de Silvio. Muchas cosas buenas me dejó el año que ya pasó pero también experiencias difíciles de masticar; una lucha por ser un individuo sensible, una mejor pareja, un familiar más tolerante, agotamiento laboral y descuido personal. Cortaba cabezas y crecían más.