Saltar al contenido

Categoría: personal

Temas familiares y asuntos de índole personal

La matriz de Eisenhower (o cómo priorizar tareas y toma de decisiones)

Si bien la industria militar constantemente es vista con una marcada connotación negativa por obvias razones, no se puede negar que existen puntos positivos alrededor de la formación castrense como la investigación y sobre todo la parte académica y de estrategia. ¿Quién no ha escuchado la frase «Como un soldado» para referirse al alto grado de disciplina que esta profesión conlleva? Y aunque, irónicamente, incluso herramientas que hoy se usan en pro de la libertad y los derechos humanos fueron creadas por intereses militares, hoy me quiero enfocar en la parte de administración de tareas del día a día utilizando un peculiar método llamado «La matriz de decisión Eisenhower» o la «Caja de Eisenhower» que tiene sus orígenes precisamente en la estrategia militar.

Mi top 5 de canciones religiosas o temas espirituales y de fe*

*No creo en Dios. Hace muchos años dejé de tener creencias religiosas y espirituales lo cual supongo me hace un ateo. Lo dejo claro porque este es un tema tabú aun para muchas personas que siguen con la ortodoxa idea de nunca hablar de «Sexo, religión o política» con nadie y bueno, eso es precisamente lo que nos tiene aun atorados en sociedad y la razón misma de ese tabú, y como amo la música, este es un post de 5 de mis canciones favoritas inspiradas sobre este tema tan interesante e importante en la humanidad y sociedad; la espiritualidad, la fe y los dogmas.

La importancia de tener sentido de pertenencia en nuestro empleo

Aquellos que dicen que les apasiona su trabajo mienten, o al menos el 90%. Es uno más de esos clichés que se nos imponen como parte de la campaña de exagerar y sobreutilizar términos y palabras poderosas que deberíamos usar con más calma. Si eres portero de algún equipo de liga Europea, guitarrista de alguna banda internacionalmente famosa o un astronauta probablemente exista pasión desmedida en efecto, caso contrario simplemente tenemos gusto por lo que hacemos. Dejando en claro que no necesariamente nos debe apasionar nuestro trabajo del día a día hay algo que sí considero elemental: tener sentido de pertenencia.

Ya nadie lee blogs (pero yo aun los escribo)

Solía haber un tiempo donde tener un blog era estar a la moda. Algo que comenzó como una tendencia similar a la de tomar fotografía. Aquellos que no somos ni escritores ni fotógrafos profesionales pero queríamos aprovechar la accesibilidad que las nuevas tecnologías se nos permitiría transmitir algún mensaje ya sea por medio de texto o con una imágen, según sea el caso. Con la llegada de las redes sociales y el microblogging mantener un blog se volvió realmente una actividad puramente por amor al arte y, aunque pocas personas siguen leyendolos, yo sigo disfrutando escribirlos.

Unfortunately no one can be told what the matrix is

Hace exactamente 20 años cuando no existía el término «viral» en Internet, y cuando la estrategia de distribución de la industria cinematográfica consistía en anuncios por televisión y trailers en el cine, un largometraje en particular utilizó esta técnica que, sin saberlo, se convertiría en un método de marketing escencial en años posteriores. Por supuesto que estoy hablando de lo que ya se podría considerar un clásico del cine de ciencia ficción de los entonces hermanos (ahora hermanas) Washowski: The Matrix.

Todo lo que me gusta engorda, es misógino o políticamente incorrecto

El ángulo desde el cual vemos las cosas cambia completamente nuestra perspectiva, la mayoría de las veces, desde una que valide nuestros argumentos, creencias y dogmas, claro está. No hace muchos días que varias personas que me seguían en mi instagram decidieron dejar de hacerlo por una foto que publiqué con un pequeño lechón que encontré en Walmart.

Mi (no tan) reciente amor por los relojes

Todos tenemos «hobbies» e intereses distintos y a veces muy particulares. Hay quienes coleccionan cosas por puro gusto como monedas, vehículos a escala, estampas, etc. Y están también quienes coleccionan artículos inconscientemente como revistas, periódicos o simplemente mugre y objetos viejos, cachivaches les dicen en mi pueblo. Aunque nunca he sido acumulador, y recientemente he estado aplicando el motto o filosofía de «Less is more» a distintos aspectos de mi vida hay algo que siempre me pareció sumamente interesante y que se ha vuelto un tema de pasión para mi: los relojes.

De relojes, alarmas y distracciones

Hace algunos meses compré un reloj despertador, un hermoso marathon que se asemeja mucho a aquellos aparatos de la época de finales de los 50s y principios de los 60s. A un «Braun Americano» diría mi primo José Carlos, que también comparte mi gusto por la horología y la parafernalia americana. Me había decidido por un modelo de color negro pero pensé que sería más legible uno con «cara»  blanca. Al final del día terminé escogiendo el modelo dorado que se ve en la foto porque Yari mi esposa, que es arquitecta, tiene la última palabra en cuestiones de decoración del hogar, es como un pacto que tenemos.  Pero esta publicación no es acerca del reloj sino de la razón por la cual lo compre: liberarme de una distracción; el teléfono.

2017 en resúmen

Hace casi exactamente un año que no escribo y la verdad es que además de que han sido falta de tiempo sobre todo han sido falta de ganas. 2017 fue particularmente un año digamos complicado; trabajo en exceso, enfermedades propias y ajenas y en general poca energía para escribir. Aunque no todo fue malo por supuesto.

Escribir un blog o llevar un «diario» parecería una actividad inútil en tiempos de microblogging, twitter, medium y otros medios de comunicación donde usualmente las personas sintetizan contenido porque simplemente vivimos en tiempos donde consumimos tanto contenido digital que no nos podemos dar el lujo de leer un buen artículo y preferimos lo fácil, algo así como cocinar en casa VS comida chatarra. Ojo, que no infiero con ello que sea escritor o mi contenido sea de alta calidad editorial pero es que se que la brevedad no es lo mio, aunque sigo trabajando en ello.