Saltar al contenido

El despertar de los muertos, redes sociales y hábitos

fbclosedHan sido ya casi dos años desde la última vez que escribí en mi blog personal. De hecho, podría pedir una disculpa, como ya lo he hecho anteriormente, pero siento que eso se vuelve después una maldición para todos los que deseamos mantenernos escribiendo. Así que simplemente escribiré de nuevo, y ya!.

Hay varias razones por las cuales dejé de escribir, ¿La principal?  Apatía. Esa que nos llegó a todos con la comodidad del microblogging de Twitter y en general del desinterés en crear contenido de calidad en favor de compartir imágenes de felinos en las redes sociales.

Y digo apatía porque realmente siempre he tenido contenido que considero, como siempre, de buena calidad, para compartir, el problema es que uno se va haciendo el hábito de repente de pensar que «ya no tengo tiempo» para hacerlo y la verdad es que me dí cuenta que siempre he tenido el mismo tiempo, solo que lo invierto en distracciones diferentes.

Las redes sociales como factor de procrastinación

Sería totalmente injusto culpar a las redes sociales de nuestra apatía por realizar otras actividades ya que como mi madre siempre ha dicho «Nadie te pone una pistola en la cabeza» lo cual es cierto si no estás infiltrado en la cosa nostra o algo parecido. La realidad es que, siempre he disfrutado del Internet. A diferencia de otros medios convencionales, como la televisión por ejemplo, uno puede decidir que tipo de contenido consumir. Ser selectivos pues.

No podría decirles que nací con el Internet, ya que es una tecnología muy vieja, de cuando yo todavía jugaba a las escondidas, al stop y andaba en la bicicleta, no, la verdad es que apenas en mi adolescencia le tomé cariño a este mundo virtual lleno de gatos, al que un amigo mío adecuadamente llamó «el vicio«.

Y entonces, como cualquier otra persona que haya estado como yo, en la «evolución» del Internet, me hice consumidor de todas las posibles herramientas de comunicación. Desde ICQ hasta MSN Messenger, desde aquel latinchat donde podías platicar con gente de otros países hasta días recientes con herramientas como twitter.

Conforme pasó el tiempo fui dejando de utilizar algunas de estas herramientas, algunas por el mismo interés en tecnologías más nuevas, entretenidas o simplemente con más usuarios y fué así como probablemente en algun punto de mi vida en Internet dejé de usar tanto mensajero instantaneo. De hecho, mucho antes de utilizar Google Talk, que es lo único que mantengo constante, dejé de utilizar MSN Messenger porque simplemente me parecía demasiado tedioso tener que lidiar con tanta cuenta.

Como comenté, pasé de usar prácticamente casi todas estas herramientas de comunicación (ICQ, Yahoo messenger, MSN Messenger y casi todo lo que terminará en ger) por que me agobiaba tener que controlar tantas cuentas y tantos contactos y muchos de estos ni siquiera eran personas con las que tenía realmente comunicación. Otro de los factores importantes fue que dejé de utilizar hotmail hace mucho, mucho tiempo, y utilizaba exclusivamente GMail así que lo natural fue comenzar a utilizar el servicio de mensajería de Google llamado Google Talk.

Utilizar google talk fue dificil al principio ya que solo tenía contactos de trabajo, geeks pues, nadie realmente fuera del órden de los programadores templarios y administradores de sistemas del opus dei y demás bichos raros utilizaba dicha red. Al final simplemente me acostumbré y creo que aunque a veces me daba curiosidad hacer «sign in» solo para ver que pasaba con mis amigos, terminé por olvidarme del famoso «messenger».

Aunque había solucionado el problema de la mensajería instantanea me estaba metiendo en otro agujero: las redes sociales. Muchas personas nos dirán que las redes sociales (moda primero y ahora cliché, que hasta el pinche Lopez Doriga está ahí) son herramientas de comunicación efectivas y no lo puedo negar, menos dedicandome a lo que hago, sería muy extraño de mi parte decir que no sirven, sin embargo, del uso que le damos a estas herramientas, dependerá su utilidad.

Comencé utilizando Hi5, porque no había otra cosa, aunque no pasaba mucho tiempo ahí. Siguieron muchas redes sociales, a las cuales no les hice caso, entre ellas MySpace, la cual me parecía una versión moderna de geocities 2.0 para idiotas.

Finalmente en alguna fecha de 2008 la cual no recuerdo con exactitud (y me da flojera investigar) me subscribí a facebook, esa nueva red social que se estaba poniendo de moda entre usuarios mortales. «Open a facebook account they said, it’ll be fun they said» y así comenzó una nueva etapa en mi vida de procrastinación porque debo admitirlo, como muchos, aunque no me volví adicto, si le invertía una cantidad de tiempo considerable a esta red social.

Y aunque facebook, como muchas otras herramientas de redes sociales es útil para mantenernos en contacto con amigos y familiares, también es un distractor muy grande y fue uno de los motivadores para cerrar mi cuenta en dicha red social.

Calidad de contenido

Aunque no me considero un snob ni mucho menos un intelectual, si exijo cierta calidad en los contenidos que consumo. No puedo recordar cuando fue la última vez que vi algo en televisa, por ejemplo. Y mas allá de un intento de espiritú revolucionario hipsteril y de protesta barata realmente dejé de consumir dicho canal porque simplemente no me «encuentro» con sus contenidos, principalmente telenovelas, digo, ¿A que hombre le gustan las telenovelas? Alguna vez escuché a la abuela de uno de mis hermanos decir «si ves telenovelas se te van a caer los guevos» y dentro de su comentario escatológico hay cierta verdad metafóricamente hablando. Probablemente el único canal de esta empresa que disfrutaba era telehit ya que, a pesar de ser de televisa, aun seguía manteniendose como un canal musical, contrario a MTV por ejemplo. Además los programas de telehit, a pesar de estar hasta cierto punto controlados por la censura de la empresa de Chapultepec, al estar en televisión de cable, eran un poco mas abiertos a temas de tabú. Incluso Omar Chaparro era más gracioso en su programa black and white.

Volviendo al tema de las redes sociales, conforme Facebook y Twitter fueron creciendo en usuarios, inevitablemente, como cualquier otra cosa o producto que se vuelva comercial, degradan su calidad. No quiere decir que algo que es utilizado por muchos o que masas encuentran agradable sea malo, de hecho, en particular, en el tema de la música, esta posición me parece tonta de quienes piensan que por ejemplo una banda, al volverse comercial, baja su calidad. Ahí están los beatles, la banda mas comercial de la historia, y es una de las mejores bandas, te guste o no. Sin embargo, en las redes sociales sucede algo diferente; los usuarios son los que aportan la calidad, es decir, son realmente los usuarios los que le dan valor (o se lo quitan) a estas herramientas.

Como toda tecnología en Internet que apenas comienza, facebook y twitter fueron herramientas que empezaron a ser utilizadas por «early adopters«, generalmente geeks, nerds o programadores o gente que está en el medio de la tecnología o las comunicaciones. Una vez que hay suficiente quorum entonces algún artista, persona famosa o socialité comienza a ser parte de esta herramienta lo cual atrae hordas de nuevos usuarios bien sea por influencia de estas personas «líderes de opinión» o bien por pura curiosidad.

El problema aquí surge cuando una red social, especialmente facebook, tiene tanto quorum, creo que hay mas personas con cuenta de facebook que con zapatos en el mundo. Esto hace por un lado que los contenidos se vuelvan repetitivos (ej: todo mundo compartiendo lo mismo) y por otra parte que la media de edad de personas compartiendo contenido sea mas grande, con todo lo que eso conlleva…

En algún punto en mi vida tomé una decisión importante: A cualquier persona, sin distinción, que me siguiera enviando los famosos «FWD» o forwards, esos correos también conocidos como cadenas, donde Bill Gates iba a cerrar hotmail o salvarías a un niño en Darfur, lo iba a bloquear, fuera amigo, familia, novia, perro o sujero imaginario. El tiempo que requería estar filtrando este contenido era demasiado y la verdad es que no me interesaba. Me tomé de hecho suficiente tiempo para informar a quienes me seguían enviando dichos correos que estos eran falsos y que lo único que sucedía era que «contaminaban» la red, y sobre todo mi pobre bandeja de entrada. El experimento al final falló y a pesar de informar no pude detener la ola de basura sentimental y metafísica así que decidí darme por vencido y comenzar a configurar filtros para cuando recibiera estos correos se eliminaran automáticamente y mi vida fue mas o menos feliz.

Parecía que ya me había salvado de este problema cuando me di cuenta que era como lepra o alguna especie de infección viral virtual. Un día me levanté y me di cuenta que era imposible controlarlo o al menos evitarlo. De repente facebook se convirtió en lo mismo: Refritos de chistes malos, «attention whores» por donde quiera, gente pretenciosa, mensajes religiosos, retórica de adolescente, contaminación política (como si no fuera suficiente la que dejan físicamente regada por todos lados) y revolucionarios de escritorio, esos que quieren cambiar al país desde la comodidad de su macbook pro o que pretenden salvar a personas con cancer dando un «like«.

Y bueno, al final decidí, como cualquier persona que se queje, de aislarme de todo ello. Muchos conocidos me dicen «pues puedes filtrar el contenido, o eliminar a la gente» pero me parece inútil ya que por un lado la idea principal de dichas herramientas es la comunicación entre personas y por otro lado me quedaría prácticamente sin contactos, es decir, para que tomar «cerveza sin alcohol» si la finalidad es emborracharse.

Libertad de expresión

Otro problema común que tuve en esta red social. La plena ejecución de la libertad de expresión. Aunque no suelo aportar mucho, ya que me consideraba al menos ahí, mas consumidor que creador, si que compartía bastantes historias, comentarios e imágenes que algunos encontraban poco adecuadas. Que decir de algunos de mis contactos, personas bien conocidas por tener opiniones fuertes y ser muy críticos de temas sociales, al punto de llegar a lastimas a las almas sensibles.

Tengo familiares y en especial amigos de todas las ideologías políticas, religiones, preferencias sexuales y gustos por Star Wars o Star Trek, lo cual dificulta la libre expresión. Si bien me considero que tengo opiniones fuertes también, considero que debo guardar cierta mesura para no herir a aquellos que son fácilmente susceptibles a comentarios, sin embargo, algunos de mis contactos, los cuales no piensan igual, no lo piensan dos veces en compartir contenido que se que va a molestar a otros, ya saben, una foto del político del momento con algún mensaje guarro o alguna deidad (la que guste) haciendo algo jocoso.

Y entonces en esas situaciones donde se te «etiqueta»  en alguna publicación, imágen o comentario del cual no fuiste el creador, puede suceder que alguna de estas personas, suceptible a ser lastimada por las ideas de otro, malinterprete el uso o libertad de expresión y te tachen de algo, cosa que ya me ha sucedido antes, he sido comunista por ejemplo, rojillo, entre otras cosas.

Y esta situación no cambiará. Desgraciadamente muchas personas no entienden que el Internet es un medio de comunicación libre. Por eso les cuesta tanto trabajo adaptarse. Si aprendieramos a tolerar el punto de vista de otros entonces otro gallo nos cantara, pero al final vivo en México, sociedad conocida no precisamente por ser la más tolerante y abierta a temas de tabú, así que esto es solo una manifestación de nuestro pensamiento colectivo, aun en pañales y mocho, muy mocho, como siempre ha sido.

Al final decidí que si me molestaban estas situaciones debía hacer algo: dejar de consumir y así dejar de quejarme. Y eso hice. Deshabilité mi cuenta de facebook. Quien sabe, quizá algún día regrese.

Por lo pronto, y porque no dejo de ser un geek, seguiré en las demás conocidas redes sociales, en especial Google Plus y Twitter, la primera porque me parece que de alguna manera he encontrado un balance en ella entre calidad de contenido y entretenimiento, los contactos que suelo tener ahí comparten más ideas conmigo y por otra parte me parece que tecnológicamente hablando la herramienta es superior. De hecho ya hacía meses que había desinstalado la aplicación de facebook de mi teléfono porque simplemente no pude tolerar su lentitud.

Para todo lo demás creo que existen otras herramientas más convencionales para comunicarme con mis seres queridos, como el teléfono, es decir, si alguien me quiere localizar o yo a esa persona, creo que ambas conocemos los detalles personales como dirección y teléfono. Suficiente para mi. Sobre todo para familiares y amigos cercanos. Por otra parte existen herramientas menos formales pero aun así útiles, las cuales también utilizo: Whatsapp, Skype, etc. No se acaba el mundo. Quien diga que dependa de facebook para comunicarse definitivamente tiene problemas para mí, y no es invento, he conocido personas de las cuales esperaba correos para asuntos de trabajo por ejemplo, las cuales me dijeron que no pudieron comunicarse conmigo porque «me mandaron un inbox y no les contesté«, sabrán obviamente conociendome como terminaron dichas historias.

De mejorar los hábitos.

Trataba de no utilizar demasiado tiempo en el día para facebook y en general para las redes sociales. De hecho normalmente revisaba twitter en mi teléfono cuando estaba en la calle o haciendo algún mandado y evitaba hacerlo en la oficina. Facebook y todo lo demás por las noches, al llegar a mi casa, después a leer mis «newsfeeds» y noticias. Ese era ya mi hábito nocturno, sin embargo dejé de hacer dos cosas que me gustan por lo anterior: leer y escribir.

Siempre he disfrutado leer. No me considero un gran lector, de hecho no me gusta la literatura, la encuentro necesaria, si acaso. Soy mas un consumidor de historias reales, creo que mi gusto por la lectura tiene más que ver con mi inclinación por la historia universal y por la política y eso es lo que disfruto leer, sin embargo es un habito que dejé y desgraciadamente llegué a pensar que dejé de hacerlo porque «no tenía tiempo«.

Por otra parte soy conocido no solo por mi agradable humor, sino porque me gusta hablar, supongo es mál de familia, tanto que en algún momento me di cuenta que no era suficiente hablar y empecé a escribir en este blog que ya tiene varios años y el cual por una razón u otra, como a muchos les pasa, dejo tirado por temporadas. De la misma forma, pensando que no tenía tiempo, dejé de escribir.

Temas de los cuales hablar siempre me han sobrado. Por ahí tengo en mis notas una lista de temas los cuales me encantaría discutir, el problema es que algunos son tan viejos que ya se vuelven aburridos, pero de que hay tela de donde cortar la hay. Una razón importante por la cual dejé de escribir fue precisamente por lo que comentaba mas arriba: la libertad de expresión. Algún día decidí que lo que escribía a nadie le importaba o que simplemente no hace un cambio en la sociedad, pero después de hablar con una amiga que me preguntó ¿Por qué ya no escribes en tu blog? me di cuenta que al menos había una persona que lo leía así que me renació el interés. Después de varios cafés y cigarros y de pensarlo me di cuenta de algo aun más importante: debería escribir para mi, porque lo disfruto, no para los demás. Una especie de diario pues.

La diferencia de compartir contenido en un blog a una red social es grande: este es mi espacio y cualquiera está invitado a leerlo, o no. No tengo limitantes y creo que me siento más libre de hacerlo aquí.

En conclusión he decidido retomar viejos buenos habitos y dejar algunos no tan buenos. Creo que el tiempo que invertía en facebook por ejemplo, todas las noches, lo invertiré en leer, tengo varios libros ahí empezados y quisiera terminarlos, creo que eso es más productivo, como dice mi mujer «Menos face, y más book» y por otra parte escribir, que con los recientes acontecimientos políticossociales, y demás, seguro habrá mucha tela de donde cortar.

Saciamorbos

  • No regresé a facebook. Entré a respaldar información de contactos.
  • Solo escribiré temas personales en este blog. Para todo lo relacionado con tecnología el blog de 42 Ideas es el lugar al cual ir 🙂
Publicado enfrustracionesgeneral

Un comentario

  1. Emmanuel Emmanuel

    Cuanta razón, coincido plenamente y hay aqui mucho que comentar, al igual que tu, deshabilite mi Fb un tiempo, regrese porque comercialmente convenia tener ahí la Fan page de la empresa.

    Que desesperante que la gente solo sepa cominicarse por «inbox» cuando hay medios mas formales. Etc.

    Saludos y se disfruta tu Blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.