Saltar al contenido

Categoría: general

Cualquier tema general.

Dime cuanto ganas y te diré quién eres

A la mayoría de las personas no les (nos) gusta compartir información salarial; es un tema personal y se considera de mal gusto discutirlo. Incluso para empresas este es un tema crítico y es por eso que no están legalmente obligadas a divulgar esa información a terceros salvo claro está, las empresas que coticen en la bolsa. Hoy en mi lectura vespertina encontré un artículo en INC titulado «Here’s a Simple Way to Fix the Wage Gap: Stop Keeping Your Salary Secret» donde se discute como el hecho de compartir nuestros ingresos puede ayudar a mejorar el «gap» de salarios entre individuos lo cual me parece honestamente, ridículo pero además, injusto.

La moderna inquisición social

Decidí dejar las redes sociales hace tiempo por una simple razón: contrario a abrir canales de comunicación y a la libertad de expresión, estas han sido herramientas utilizadas para forzar agendas políticas y sociales de ambos bandos. Sí, así como fueron utilizadas probablemente para ganar elecciones en algunos países considerados democracias maduras, también han servido como arma para juzgar y linchar públicamente a quienes no estan de acuerdo con la corrección política moderna. Derecha o izquierda, liberal o conservador, el bando no importa.

Lo quiero todo, lo quiero ahora y lo quiero gratis

¿Recuerdan hace años cuando todo era de calidad, inmediato y gratuito? Yo tampoco. Y ese parece ser el problema actual con los «freeconomics«. La digitalización de mucho de lo que consumimos nos da una falsa perspectiva de costo-beneficio pues los bienes virtuales pareceriera que nacen por generación esponteanea, pero no es así. ¿Se puede entonces comercializar y generar ganancias sobre productos digitales?…

La importancia de tener sentido de pertenencia en nuestro empleo

Aquellos que dicen que les apasiona su trabajo mienten, o al menos el 90%. Es uno más de esos clichés que se nos imponen como parte de la campaña de exagerar y sobreutilizar términos y palabras poderosas que deberíamos usar con más calma. Si eres portero de algún equipo de liga Europea, guitarrista de alguna banda internacionalmente famosa o un astronauta probablemente exista pasión desmedida en efecto, caso contrario simplemente tenemos gusto por lo que hacemos. Dejando en claro que no necesariamente nos debe apasionar nuestro trabajo del día a día hay algo que sí considero elemental: tener sentido de pertenencia.

Stop calling yourself a CEO!

La diferencia entre una empresa y un «one-man» operation es obvia: la cantidad de gente, recursos y dinero involucrado. Desde los «Empresario en mi propio negocio» en LinkedIn hasta las «Modelo en Victoria Secret» de Facebook, unos menos ridículos que otros, hay uno particularmente interesante, el del ejecutivo de nivel-C, autonombrado así en una persecución personal de ego alimentada por el «kool-aid» fantasioso de Silicon Valley.

¿Tiene valor la experiencia en puestos técnicos?

Recientemente he estado involucrado en el proceso de evaluación de candidatos postulados en la empresa, particularmente para mi equipo. Esto es común en compañías del giro ya que al final del día estos potenciales ingenieros trabajaran conmigo, bajo mi tutela.

Entrevistar y analizar el perfil profesional (y personal) de una persona no es nada fácil, mucho menos averiguar sus aptitudes y habilidades técnicas, sin embargo, existe algo que no miente: la experiencia.

Ya nadie lee blogs (pero yo aun los escribo)

Solía haber un tiempo donde tener un blog era estar a la moda. Algo que comenzó como una tendencia similar a la de tomar fotografía. Aquellos que no somos ni escritores ni fotógrafos profesionales pero queríamos aprovechar la accesibilidad que las nuevas tecnologías se nos permitiría transmitir algún mensaje ya sea por medio de texto o con una imágen, según sea el caso. Con la llegada de las redes sociales y el microblogging mantener un blog se volvió realmente una actividad puramente por amor al arte y, aunque pocas personas siguen leyendolos, yo sigo disfrutando escribirlos.

Unfortunately no one can be told what the matrix is

Hace exactamente 20 años cuando no existía el término «viral» en Internet, y cuando la estrategia de distribución de la industria cinematográfica consistía en anuncios por televisión y trailers en el cine, un largometraje en particular utilizó esta técnica que, sin saberlo, se convertiría en un método de marketing escencial en años posteriores. Por supuesto que estoy hablando de lo que ya se podría considerar un clásico del cine de ciencia ficción de los entonces hermanos (ahora hermanas) Washowski: The Matrix.

So long and thanks for all the dead whales

Discutir (sanamente) es una de las actividades que más disfruto. En realidad más que discutir, me gusta debatir. Una de las razones por las que Twitter llamó mi atención hace más de 10 años fue precisamente poder compartir puntos de vista muy breves con otras personas. Hoy es precisamente esa misma razón por la cual decidí retirarme de esta red social. Explico a continuación.