Saltar al contenido

Mes: junio 2020

«First come, first served» o cómo cerrar una oferta de trabajo estando en varios procesos

Como es usual, cuando estamos desempleados, solemos culpar la mayoría de las veces a cualquier otra persona o circunstancia de ello. Y aunque existen situaciones en las cuales esto puede estar mas o menos fuera de nuestro control, la realidad es que usualmente se debe a una mala estrategia de nuestra parte, y, ¿Quién es nuestro antagonista favorito? El reclutador.

Una constante que leo en LinkedIn es la pérdida de otras oportunidades de un candidato por culpa de un reclutador o empresa que nos tenía en «espera» por lo cual nos quedamos literal como «El perro de las dos tortas«. Les comparto a continuación algunos tips para aumentar la oportunidad de ser seleccionado en un proceso y no parecer perro.

Desestigmatizando al «saltamontes laboral»

Hay una historia que me gusta contar cuando hablo de posiciones laborales, la de «Mauricio«. Mauricio era un conocido de otro conocido y mientras comíamos y bebíamos en un restaurante, uno de una importante cadena nacional por cierto, mientras todos estos hombres de «cierta edad» presumían sus logros, Mauricio comenta: «Pues yo he sido gerente del grupo ‘X’ por más de 10 años…» a lo que mi otro conocido le contesta: «Hermano, mejor hubieras dicho que estuviste 10 años en la cárcel«, todos se rieron y a Mauricio se le cortó la inspiración.