Saltar al contenido

Esta es la razón por la cual tu tech startup seguro va a fracasar

¿Por qué alguien que nunca en su vida le ha apasionado la cocina o siquiera comer por placer habría de poner una carreta de tacos? Lo mismo sucede con la tecnología; el famoso «FOMO» o la creencia de que se tiene algo increíble en la mente y se nos va a pasar la oportunidad.

Navegando por Reddit, en uno de los «subs» a los que estoy suscrito, no es raro encontrar publicaciones como las de la imagen de este post donde una persona «no técnica» pregunta como puede crear una startup basada en tecnología sin conocimientos técnicos.

Y por extraño que pueda parecer, las respuestas alentadoras a este tipo de preguntas suelen ser bastantes, como ignorando al «elefante en la habitación«, donde la respuesta sana e inteligente sería «No lo haga compa«.

El post completo de reddit es el siguiente, lo adjunto como referencia:

La pregunta del millón

¿Cómo es que alguien que no es una persona técnica entonces quiere emprender un negocio de tecnología? Parece que la constante es siempre el «Es que ahí hay dinero» o «Todos lo están haciendo«.

En algunas ocasiones, por ejemplo, platicando con amigos les comentaba que el 70% (o unos 7 de cada 10, para que se escuche menos ridículo) de los «food trucks» que visitaba cuando comenzó el boom de «gastronomia» en Tijuana la comida era bastante regular, no mala, pero nada como para considerarse artesanal, de autor o cualquiera de esos adjetivos que usan los hipsters para vendernos algo.

Recuerdo decir que más de la mitad de estos colectivos de food trucks iban a morir y bueno, no me equivoqué, la mayoría ya no existen, y eso, previo a la pandemia. ¿Mi diagnóstico? Platillos rebuscados, con exceso de condimento o grasa (para parecer complejos) o de plano desabridos y con un precio exhorbitante. Era solo natural que desaparecieran.

Y así como a alguien que le salen buenas unas quesadillas de camarón y sus amigos y familia siempre le dijeron que parecía chef y terminó «aventandose» al negocio de la comida sin entender que no solo es creer que se cocina bien un platillo, así sucede con la tecnología cuando alguien cree que tiene una idea extraordinaria. ¿La similitud más grande? En ambos casos se carece de las habilidades técnicas y el conocimiento de la industria como para montar un negocio exitoso, sea vendiendo fritangas gourmet o applicaciones.

Porque, para ser empresario y emprendedor de cierta industria claro que no se debe uno quedar haciendo el trabajo de hormiga y eventualmente nuestras actividades pasaran a cosas más ejecutivas y aburridas pero, los Plascencia no se sentaron un día a pensar en poner restaurantes, comenzaron por la carrera culinaria y ejecutaron una estrategia de negocio que les funcionó.

Así que existen dos tipos de estrategias que creo funcionan para montar un negocio que tenga potencial de ser exitoso:

  1. Iniciar un negocio ofreciendo un producto simple que satisface una necesidad simple, y donde, si el producto y el servicio es bueno, el crecimiento es orgánico, sin estrategias especiales. Casos particulares: carretas de tacos, tortas o comida rápida que eventualmente se vuelven hasta franquicias.
  2. Un experto en el área con experiencia previa como empleado, socio o consultor en alguna industria donde no solo sabe como moverse o desarrollar ideas sino que además tiene realmente el conocimiento para desarrollar un programa donde dicho negocio tenga potencial de éxito. Ejemplos: un chef ejecutivo, que sabe cocinar, y se decide a abrir su propio restaurante.

En resúmen: si no tienes experiencia en la cocina ya sea de manera empírica como cocinero de algún lugar o por práctica personal o bien con antecedente profesional como un chef, NO pongas un negocio de comida.

Si no sabes programar o no entiendes tecnología, NO intentes desarrollar un negocio de tecnología, porque la persona menos escencial en el negocio vas a ser tu.

Me recordó un episodio reciente del podcast de «Industrificados» donde se cuenta la interesante historia de Pablo Grover, que para quien no lo recuerde, fue aquel valiente estudiante de Tijuana que decidió hacer el «Facebook Mexicano», llamado iWiks, que contó con una gran campaña de medios a nivel nacional para, tristemente, terminar en el olvido después de un par de horas de ser lanzado por problemas de seguridad, estabilidad y funcionalidad.

Su historia, 10 años después es bastante interesante y todo un caso de estudio precisamente de por qué no se debe montar un negocio de tecnología, aun cuando se tienen socios tecnológicos, el cual era el caso de Pablo, solo que sus socios adolecían la experiencia para tal proyecto, pues apenas eran pasantes de la carrera de sistemas:

Pero si realmente crees que tienes una idea muy valiosa tampoco hay que desanimarse. Siempre puedes acudir a alguna aceleradora o consultarlo con alguien que ya se encuentre en la industria y plantearle tu proyecto, generalmente estas personas no solo cuentan con la capacidad (aka, colmillo) para detectar fracasos o proyectos mal planeados desde antes de la ejecución sino que, en el mejor de los casos, podrán conectarte con alguien que realmente pueda darle forma a tu proyecto.

Existen muchas industrias necesitadas de gente con ideas frescas, brillantes y apasionadas, y si bien la tecnología es una de ellas, no es algo simple, ni barato ni rápido, como cualquier otro negocio, o incluso a veces mas que otros, requiere inversión de tiempo, dinero pero sobre todo conocimiento tanto técnico como de la industria a la que te estás metiendo. Si no tienes ninguno de los dos, siento decirte que, desafortunadamente, no tienes mucho que ofrecer.

Publicado engeneraltecnología

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.