Saltar al contenido

Categoría: tecnología

Temas generales de tecnología, aptos para no-programadores.

El mítico trabajo remoto

Hay una razón por la cual los famosos «dispensadores» de periódicos, semanarios y revistas nunca existieron en México (y probablemente en el resto de Latinoamérica) como en otros países desarrollados: el valor de la confianza. Sucede que, a pesar de que ya existen muchas herramientas para que trabajos técnicos y de oficina puedan ser desempeñados desde casa, muchas empresas se niegan a ofrecer dicha prestación y creo que la razón principal está relacionada con la misma motivación de no tener estos dispensadores.

You either die a startup, or live long enough to see yourself become a Java shop

¿Cuál es la tecnología más hot del momento? Pregúntaselo a una startup. Utilizar los lenguajes de programación de tendencia, bases de datos «no convencionales» y herramientas y metodologías que tratan de romper el status-quo no es solo parte natural de ser una nueva empresa con ideas frescas sino además estrategia para reclutamiento del mejor talento. Puede ser una bendición inicialmente y después… una maldición.

¿Así que tu también tienes una idea disruptora y millonaria?

Si me dieran un dólar por cada persona que se me ha acercado diciendome si tengo la capacidad de «Hacer un app» para esto o aquello, probablemente ya tendría suficiente para comprarme un café, y de los caros, el resto de esta semana. La parte más interesante es que en realidad muchas personas creen que tienen una idea realmente valiosa pero desafortunadamente les falta capacidad técnica o, si, adivinaron, capital.

Construí chiqui.to, un acortador de URL’s, en 3 días

Hace un par de semanas como ejercicio de programación decidí desarrollar un proyecto simple para probar algunas piezas de integración continua y despliegue de código (CI/CD) a Heroku así como poner en práctica algunas otras ideas y resolver dudas con Docker. El resultado fue chiqui.to, un acortador de URLs estilo tinyURL o bit.ly y lo mejor de todo es que pude completar la fase inicial del proyecto en un fin de semana.

Los robots y la inteligencia artificial no van a reemplazarnos (aun)

Amamos fantasear con la idea de coexistir con robots sumamente inteligentes y donde la inteligencia artificial sea parte de nuestra vida cotidiana, esa que leímos en Yo, robot, o vimos en Terminator. La realidad es que estamos muy lejos de ello y parte de este frenesí es realmente alimentado por vendedores de humo como parte de una campaña para comercializar tecnología «simple» con nombres rimbombantes. ¿Cuál es la realidad en esta rama de la ciencia?

Lo quiero todo, lo quiero ahora y lo quiero gratis

¿Recuerdan hace años cuando todo era de calidad, inmediato y gratuito? Yo tampoco. Y ese parece ser el problema actual con los «freeconomics«. La digitalización de mucho de lo que consumimos nos da una falsa perspectiva de costo-beneficio pues los bienes virtuales pareceriera que nacen por generación esponteanea, pero no es así. ¿Se puede entonces comercializar y generar ganancias sobre productos digitales?…

Stop calling yourself a CEO!

La diferencia entre una empresa y un «one-man» operation es obvia: la cantidad de gente, recursos y dinero involucrado. Desde los «Empresario en mi propio negocio» en LinkedIn hasta las «Modelo en Victoria Secret» de Facebook, unos menos ridículos que otros, hay uno particularmente interesante, el del ejecutivo de nivel-C, autonombrado así en una persecución personal de ego alimentada por el «kool-aid» fantasioso de Silicon Valley.

Unfortunately no one can be told what the matrix is

Hace exactamente 20 años cuando no existía el término «viral» en Internet, y cuando la estrategia de distribución de la industria cinematográfica consistía en anuncios por televisión y trailers en el cine, un largometraje en particular utilizó esta técnica que, sin saberlo, se convertiría en un método de marketing escencial en años posteriores. Por supuesto que estoy hablando de lo que ya se podría considerar un clásico del cine de ciencia ficción de los entonces hermanos (ahora hermanas) Washowski: The Matrix.

El (posible) renacimiento de los «brick and mortar»

Si naciste antes de los años 90’s es muy probable que sepas lo que era «La tiendita» que ahora, tristemente, tiene una connotación negativa; un lugar donde se venden drogas. Para los que estamos entre ese espacio entre los milenials y la generación X y previas generaciones una tiendita es (o era) simplemente los abarrotes de tu colonia o barrio donde comprabas las tortillas, la soda (o el refresco para mis amigos chilangos) y otro tipo de productos de consumo diario.

Aquellos días solo quedaron en el recuerdo que se llevó arrasando la globalización y la inevitable automatización de procesos de logística y venta que dieron como resultado tener cadenas de conveniencia casi en cada esquina. Pareciera que incluso la industria del retail está pasando por una crisis bastante dura y ahora pasaremos totalmente a tiendas virtuales pero tengo mis sospechas que contrario a que esto suceda, eventualmente, habrá una recuperación y aquí mi teoría.

Romantizando a los personajes despreciables de Silicon Valley

Juro que es pura conincidencia que hoy, el día que Apple lanza su Keynote anual, escriba este artículo. En realidad Silicon Valley es más que Apple ¿Cierto?, dicho eso, el tema es que hace algunas semanas platicaba con alguien sobre un tema que siempre me ha parecido interesante discutir: el incesante deseo de profesionistas de romantizar a personajes desagradables y despreciables de Silicon Valley como modelos a seguir. Si, te estoy hablando a tí, el que comparte frases de Steve Jobs, los 5 «consejos» para no dormir por 4 semanas de Elon Musk, etc.