Saltar al contenido

¿Deseas suscribirte al blog y recibir mis últimas actualizaciones? Haz click aquí.

Back to business

El pasado 6 de Diciembre fue mi último día en Conekta. Decidí tomarme todo el mes para hacer retrospectiva y planear lo que quiero hacer en mi vida laboral pero sobre todo para tomarme un «break» de cualquier tema relacionado con trabajo.

La verdad es que no hice nada, o al menos nada en términos productivos, y eso siempre se siente bien. Es sano, de ves en cuando, salirnos de la rutina y comportarnos como adolescentes.

Tuve la oportunidad de hacer una corta pero entretenida excursión al desierto de Altar en mi ciudad natal, San Luis Sonora, lo cual disfruté enormemente y espero volver a hacerlo, al menos antes del verano y sus 45° C.

En temas laborales la verdad es que aun no tengo algo definido. Estoy todavía analizando opciones pero mi corazón me dice que continue con mis proyectos personales y vuelva a «emprender«. Quizá una mezcla de trabajo de consultoría (aka freelancing) y concretar un par de productos que tengo a medias sea lo que termine haciendo.

Más que propósitos de año nuevo tengo metas y objetivos que quisiera cumplir, en todos los ámbitos de mi vida, pero para ello debo entregarme a la disciplina y sobre todo aprender a «desaprender«. El año que terminó me dejó grandes lecciones personales y retos pero me siento satisfecho de haber cumplido otras tantas metas, quizá mas superfluas (como dejar las redes sociales) pero al fin logradas.

El año que empieza es especial; ¿A quién no le gusta como suena «veinte-veinte»? Quizá sea una oportunidad (o un buen pretexto) para emprender nuevos proyectos y convertirse en un mejor ser humano.

Publicado enGeneralPersonal

Sé el primero en comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.