Saltar al contenido

El servidor que se caía todas las noches

A inicios de mi carrera trabajé desarrollando algunas integraciones para una compañía de seguros la cual debíamos visitar en la ciudad de Los Ángeles pues en ocasiones las cosas simplemente no funcionaban y antes de tiempos de «La Nube» había que arreglar y depurar las cosas on-site. En una de esas largas sesiones nocturnas cuando no encontrábamos el problema por el que estábamos ahí, uno de los administradores de sistemas nos contó una historia bastante peculiar sobre un servidor que se «caía» o reiniciaba cada noche.

La historia cuenta que después de varios días de tener problemas con uno de los sistemas sin tener si quiera una pista de que demonios estaba pasando, los encargados del área decidieron revisar las cámaras de seguridad, no sé si estaban buscando un fantasma o espíritu chocarrero, lo que era cierto es que algo pasaba mas o menos en el mismo periodo de tiempo; uno de los mainframes principales, un AS/400 de IBM, se reiniciaba, entre 1 am – 2 am.

Debido a que esta es una compañía de seguros, este servidor en particular debía estar siempre disponible pues era parte de la infraestructura de los «claims» o reclamación de siniestros, que pueden suceder, por supuesto, a cualquier hora del día.

La sorpresa fue que al revisar las grabaciones de seguridad, vieron a la señora de la compañía de limpieza encargada de ese piso/sección, desconectar uno de los distribuidores de la fuente de poder que daba a una de las paredes que casualmente surtía a este servidor. Cada noche, al entrar a limpiar las oficinas, y considerando que en esa área no había nadie a esas horas, doña Consuela, como le llamaremos ficticiamente de cariño, movía estos aparatos «para poder limpiar bien«.

Aunque parece una historia falsa, este AS/400 en partícular sí estaba en una zona algo extraña, solo separado por un cuarto de paredes transparentes de plástico dentro de la misma área de sistemas por lo que no me extrañaría que fuera una historia real.

Y hoy durante la mañana, cuando perdí mi conexión a Internet por unos minutos, recordé esta historia pues los Jueves son los días que la trabajadora del hogar que nos ayuda viene, y así como Consuela del AS/400, mueve absolutamente todo para limpiar, incluyendo las áreas donde tengo «escondidos» los routers/modems, baterías de respaldo, etc.

Con un poco de molestia subí al cuarto donde está instalado el modem/router, con la firma convicción de llamarle la atención, pero después recordé la historia de mis colegas de Los Ángeles y el hecho de que más que molestarme, me impresiona la entrega que tienen las trabajadoras domésticas y personal de limpieza y no limpiar solo «por encima» o como decimos coloquialmente en México: «Por donde ve la suegra«.

Publicado enfrustracionesgeneralhumorpensamiento random

3 comentarios

  1. Fidel Hdz Fidel Hdz

    Creo que tengo que llamarle la atención a quien nos ayuda con la limpieza en casa, nunca se desconecta nada 😛

    Buena anécdota. Saludos mi estimado Gus.

    • Jaja si, alomejor no está barriendo bien. Saludos mi buen!

    • Antonio Nicasio Antonio Nicasio

      jajaja buena Fidel

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.