Saltar al contenido

Gustavo Rubio Entradas

OK ZOOMER!

La eterna batalla entre los «has-been» y la frescura de las nuevas generaciones, nada nuevo. Alguna vez fui in inverbe puberto y renegaba de las cosas de los «viejos» pero ahora me toca ya estar del otro lado. ¿El tema actual? Pantalones baggy o «aguados» VS skinny jeans.

Manejo automático de sesiones SSH en ChromeOS / Crostini

Una de las ventajas de usar Windows y macOS es la fácil administración de las llaves para utilizar conexiones seguras por medio del protocolo SSH. Por un lado la mayoría de los usuarios en Windows usan (¿usaban?) putty y en macOS probablemente OpenSSH directamente. Incluso en Linux utilizar SSH es bastante simple

Fácil viene, fácil se va (o cómo no hacer engagement)

Una de las (relativamente) nuevas funcionalidades de LinkedIn son las famosas reacciones. En un intento por volver a la plataforma más interactiva la compañía decidió agregar estos botones para «reaccionar» a las publicaciones de sus usuarios y pronto se volvió popular al grado de plagar nuestros «timelines» con todo tipo de publicaciones que van desde encuestas sobre temas triviales de trabajo hasta temas tan irrelevantes como qué tipo de bebida energetizante preferimos. ¿El objetivo? Como siempre, el famoso «engagement» o vender.

El impacto moral de la cultura pop

Estas pasadas semanas he estado aprovechando las vacaciones para ver Cobra Kai y la verdad es que lo he disfrutado bastante, no solo por el recuerdo y la melancolía de Karate Kid sino porque además es un programa lleno de remembranzas particulares de una época que me encanta, y parte de ello son los clichés de las lecciones de vida, filosofía y sabiduría que suelen estar siempre presentes en producciones de este tipo, convertidas en cultura popular.

El precio de la fama en un mundo de influencers

Leía hace un par de semanas un artículo en The Guardian titulado «I suddenly feel old. And it’s all down to TikTok sensation Charli D’Amelio» donde Arwa Mahdawi, la autora de dicho artículo comenta como se siente «chavoruca» como decimos por acá, al no tener la más remota idea de quien es este personaje Charly D’Amelio y con el cual me sentí muy identificado.