Saltar al contenido

Todo lo que me gusta engorda, es misógino o políticamente incorrecto

El ángulo desde el cual vemos las cosas cambia completamente nuestra perspectiva, la mayoría de las veces, desde una que valide nuestros argumentos, creencias y dogmas, claro está. No hace muchos días que varias personas que me seguían en mi instagram decidieron dejar de hacerlo por una foto que publiqué con un pequeño lechón que encontré en Walmart.

La controversial foto es la siguiente:

View this post on Instagram

Made a new friend today 🐖

A post shared by Gustavo Rubio (@gustavorubio) on

¿Grotesco? Quizá. Sobre todo para quien sea vegano. Mi intención obviamente no fue hacer alarde del porcino que pasó a mejor vida. Tengo una tonta costumbre de tomarme fotos en las tiendas con cualquier animal, peluche o juguete que me encuentre, si revisan mis demás fotos lo podrán corroborar.

Soy una persona que consume productos derivados de animales y obviamente respeto a quien no lo hace por razones éticas, sin embargo, no me siento obligado a disculparme por ello.

¿Qué tiene que ver esto con la perspectiva? Pues bien, resulta que si hubiera tomado la foto de un paquete de tocino, o unos tacos al pastor probablemente hubiera pasado sin pena ni gloria. Pero como dice el dicho «Ojos que no ven, corazón que no siente«; muchas personas se sienten lastimadas al ver a algún animal completo en un mercado o un video del proceso de fabricación de embutidos y prefieren «no saber» para seguir alimentandose de ellos.

Cierto es que la realidad a veces es cruda pero tenemos que aprender a vivir con ello. A veces me he puesto a analizar mis gustos desde artes culinarias, musicales, de lectura etc. y creo que prácticamente todo, en algún momento o circunstancia, va a ofender a alguien.

Por ejemplo, uno de mis géneros favoritos musicales es el «Hair Metal«, que entre otras cosas, toma como tema principal a las mujeres, a veces sí, como objetos. ¿Significa eso que tenga actitudes misóginas? No lo sé, lo que si se es que las mujeres (y hombres) que buscaban a estos músicos para compartir drogas, alcohol y sexo lo hacían, la mayoría de las veces de forma conciente. Si, estoy hablando de las groupies. Y como soy ferviente creyente del libre albedrío no soy quien para juzgar el frenesí de aquellas epocas. ¿Pienso entonces en las letras de la canción cuando la escucho? No, pongo mas atención a los riffs de guitarra y a los falsettos que caracterizan esos años musicales.

Y es que, simplemente imaginen la canción «Girls» de los Beastie Boys, claramente misógina en sus letras:

Girls, to do the dishes
Girls, to clean up my room
Girls, to do the laundry
Girls, and in the bathroom
Girls, that’s all I really want is girls
Two at a time, I want girls
With new wave hairdos, I want girls

Extracto de la canción Girls de Beastie Boys

Cualquier persona que lea este extracto pensaría que quien lo escribió es alguien no solo misógino sino probablemente conservador. Lo curioso es que es bien sabido que los miembros de esta banda fueron grandes activistas.

Un artista es solo eso, un artista. Por otra parte, existe algo llamado sarcásmo que parece haber perdido el sentido conforme han pasado los años. La ironía no puede ser usada en las artes pues parece ser que nadie la entiende.

Y así como en la música tengo gustos particularmente incorrectos lo mismo sucede en la comedia que, honestamente, parecería racista, antisemita, clasista y demás pero, es precisamente la técnica de burlarnos de nuestras propias desgracias lo que me parece mas divertido e inteligente.

Es muy fácil juzgar a una persona, de manera superficial, por sus gustos y su actividad en Internet y tratar de satanizarlo. Justo leía en Twitter el otro día la frase «La santa inquisición de Internet» y creo que eso lo resume muy bien: es extremadamente fácil y cómodo tener opiniones detrás de una pantalla y juzgar a otras personas.

Lo positivo de todo este asunto es que al parecer, en el mundo real, ese donde andamos caminando, transportandonos, existiendo pues, fisícamente, los parámetros de juicio se suavizan mucho más pues es muy fácil sentirse ofendido por todo en Internet pero para sobrevivir en el mundo real hay que ser mas inteligentes y tolerantes. Curiosamente no me puedo acordar cuando fue la última vez que alguien, en persona, me dijera que le incomodaba alguna de mis actitudes, gustos personales u opiniones.

Cuando se sientan ahogados por la corrección política del Internet apaguen sus dispositivos y salgan a convivir con los demás. Les aseguro que se llevaran una agradable y refrescante sorpresa.

PD: Consuma Carne De Cerdo.

Publicado engeneralpersonalsociedad

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.